Morderse las uñas puede convertirse en un grave problema. Da una mala impresión y normalmente refleja nervios y ansiedad.

Vamos a ayudarte a superar este hábito desagradable, pero para llegar a conseguirlo debes averiguar las causas subyacentes. Morderse las uñas es un reflejo incontrolable que normalmente ocurre durante una situación particular: por ejemplo esperando el semáforo, hablando por teléfono, durante un momento de relfexión, esperando una respuesta, etc.

Para acabar con este hábito persistente, hemos ideado un programa para que sigas. Establece una meta para ti mismo, semana a semana, y en un mes habrás acabado con este problema. La recompensa serán unas uñas sanas y bonitas que todos tus amigos envidiarán.

Calendario del tratamiento

Día 1

¡La decisión está tomada! Este tratamiento debería aplicarse en nueve uñas, dejando el meñique de la mano inquierda sin pintar si eres diestro o de tu mano derecha si eres zurdo.
Aplica una o dos capas de Mavala Escudo Protector Fase 1, que contiene fibras de nylon que se extienden sobre la uña como una red para endurecer como una segunda uña.
Aplica la Fase 2, la capa selladora, que alisa las fibras rugosas creadas por las fibras de nylon. Tus uñas están ahora protegidas por un escudo.
Extiende una capa de Mavala Stop, un producto con el aspecto de un esmalte transparente. Tan pronto como tus uñas toquen tu boca, el amargo sabor de Mavala Stop te recordará tus buenas intenciones y evitara que te muerdas las uñas. Evite tocar comida con los dedos, utilizando cubiertos o llevando guantes, para que el sabor amargo no pase a la comida.
Si la tenteción de morderte las uñas es demasiado intensa, sigues teniendo la uña sin pintar para satisfacer el impulso, limitando el daño.

Día 2

Añade el cuidado de cutícula a tu programa. Refuerza la amargura de MAVALA STOP cada día añadiendo una capa nueva.

Para evitar querer morder las uñas ocúpate de tus cutículas con un masaje de MAVALA CREMA PARA CUTÍCULAS en el contorno de tus uñas.

Día 3 a 5

Lleva limas en tu bolsillo. A partir de ahora, lleva siempre una lima de bolsillo contigo para corregir al instante cualquier tentación que puedan desarrollar tus uñas.

Recuerda tu capa diaria de Mavala Stop y masajea las cutículas una o dos veces al día con la Crema para Cutículas.

Día 6

Empiezas a ver los resultados. Utilizando quitaesmalte Extra Suave, retira las capas de Mavala Stop y el Escudo Protector. Procede a realizar una manicura tradicional. Con la parte fina de la lima, alisa cualquier irregularidad para que tus uñas no se enganchen y puedan romperse.

Aplica Quitacutículas alrededor de las uñas. En unos segundos, la piel muerta será flexible. Utilizando un palito de naranjo cubierto por un algodón, retira la cutícula y da forma al contorno cuidadosamente. NO CORTES NUNCA LAS CUTÍCULAS CON UNAS TIJERAS.

Lávate las manos y limpia las uñas con un ligero cepillado. A continuación aplica de nuevo MAVALA FORTALECEDOR y una capa de MAVALA STOP.

Día 7 a 12

¡Persevera! Sigue con el buen trabajo. Has tenido un buen comienzo. Pon una capa de Mavala Stop a diario y masajea las cutículas una o dos veces al día con la Crema para Cutículas.

Míarate las uñas y enorgullécete cuando cubran el final de tus dedos y tus cutículas estén menos irregulares y rojas.

Día 13

Un borde blanco asoma. ¡Una uña de verdad se avecina! Hazte una manicura como la del Día 6.

Día 14 a 20

¡Sigue así! La parte más dura ha pasado y el objetivo está a la vista. Continúa aplicando una capa al día de Mava Stop y masajeando tus cutículas con la Crema para Cutículas un o dos veces al día.

Día 21

Mantente fuerte, vas por el buen camino. Ya han pasado tres semanas sin morderte las uñas! Puedes ver que tus uñas están creciendo y que el borde libre tiene unos milímetros de largo.

Es el momento de empezar a utilizar Mavala Científico K+. Aplicar unicamente en la punta de las uñas para endurecer y fortificar la uña nueva. Continua con la manicura del día 6.

Puedes empezar a llevar un esmalte claro.

Día 22 a 27

El fin está a la vista. Pronto tendrás la satisfacción de unas uñas largas y bonitas. Ya no querrás morder la décima uña; aplícale el mismo tratamiento que le aplicas al resto.

Aplica la capa diaria de Mavala Stop y masajea las cutículas con la Crema para Cutículas una o dos veces al día.

Día 28

¡Qué placer! Procede con la cuarta manicura completa utilizando el mismo método que en los días 6, 13 y 21. Estás empezando a tener uñas reales; tu sueño se hará pronto realidad.

Día 29 a 32

¡Casi! No te desanimes. Continúa aplicando la capa diaria de Mavala Stop y masajea las cutículas con la Crema para Cutículas una o dos veces al día.

Día 33

¡VICTORIA!
No era tan complicado acabar con este mal hábito. Todo lo necesario era tu deseo de hacerlo, y este simple programa de MAVALA. En poco tiempo, has acabado definitivamente con este hábito y demostrado tu fuerza de voluntad. ¡Felicidades!
A partir de este momento, te recomendamos tener Mavala Stop a mano si crees que pasarás por por un periodo estresante.
Ahora que has conseguido tu objetivo, continúa con los buenos hábitos y regálate una buena manicura cada semana para mantener este aspecto cuidado. Cuando dejes de utilizar el Escudo Protector, protege siempre tus uñas con una capa protectora debajo del esmalte.

NB: Mavala Stop puede ser utilizado por niños mayores de 3 años. Con niños más pequeños, la eficacia puede verse comprometida dado que sus papilas gustativas no están completamente desarrolladas y puede llegar a agradarle la amargura del producto.
Sugerimos a los niños y adultos que se chupen los dedor mientras durmen que utilicen guantes.